Carta de Anselmo Lorenzo a Pierre Ramus (16/07/1911) [pdf]

(Fuente: IISG)

Carta de España

Barcelona, 16 de julio

Os envío una breve información sobre la huelga en Zaragoza* que, como en mi última carta vaticinaba, ha provocado una lucha sangrienta, y cuyo logro ha sido la victoria de los trabajadores.

La enorme asamblea de huelguistas del 13 de julio por la tarde, en la que participaron más de 10.000 trabajadores, se llevó a cabo sin altercado alguno. Sin embargo, a las 10 de la noche delante de un café al lado del Club Radical se produjo un enfrentamiento entre un grupo de huelguistas y la policía. Hubo disparos, un policía resultó herido y durante 40 minutos se sucedieron las cargas con sable contra la multitud. El revuelo y la confusión eran indescriptibles. La Guardia Civil, la Infantería y la Caballería se desplegaron por todas partes y ocuparon las calles principales y la plaza de la Constitución. Los huelguistas intentaron resistir en el local del Centro Obrero. Después de las 11, la lucha se había generalizado y se temía consecuencias terribles. Tras resistir un tiempo a las fuerzas armadas, los trabajadores se vieron obligados a abandonar las calles y se marcharon en pequeños grupos a los suburbios.

Hubo muertos y muchos heridos, y más de treinta personas fueron detenidas por las tropas y encarceladas en la “Audiencia”. La Cruz Roja, dicen los periódicos burgueses, aumentó su contingente para ayudar a los heridos; pero muchos de éstos prefirieron huir y esconderse por temor a ser reconocidos y arrestados.

A la una de la madrugada, el ejército abandonó la plaza de la Constitución, pero la Policía, Guardia Civil y Caballería continuaron patrullando la ciudad.

En el momento de los sangrientos enfrentamientos en las calles, los patronos carpinteros estaban reunidos en el ayuntamiento negociando con los representantes de los trabajadores; y los sucesos que se estaban desarrollando fuera ejercieron presión sobre la decisión de los patronos. La mayoría cedió. La jornada de trabajo será hasta el 15 de agosto de nueve horas y media; del 15 de agosto al 15 de marzo pasará a ser de nueve horas. Los patronos reconocen el derecho de los trabajadores a asociarse como deseen; las horas extras se pagarán un 50 por ciento más. Los patronos se comprometen a no despedir a ningún trabajador con motivo de la huelga, y los trabajadores se comprometen, por su parte, a no tomar represalias contra los empresarios.

Se ha elegido una comisión con el fin de conseguir la libertad de los huelguistas detenidos.

Los trabajadores de la imprenta reanudaron su labor el 14 por la noche y sacaron los periódicos al día siguiente. Los trabajadores de otros ramos que también participaron en la huelga de solidaridad reanudaron el trabajo el 15.

Anselmo Lorenzo

*Anselmo Lorenzo hace mención al movimiento huelguista iniciado por los carpinteros de Zaragoza, seguido por el del gremio de ebanistas y que finalmente dará lugar a una huelga general el nueve de julio de 1911 ante la represión e intransigencia patronal. Los hechos narrados en la carta ocurrieron cuatro días después de declarada la huelga.