Carta de Bakunin a Anselmo Lorenzo (24/04/1872) [pdf]

(Fuente: Max Nettlau, Miguel Bakunin, la Internacional y la Alianza en España.)

Este 24 de abril de 1872*, Locarno.

Querido ciudadano:

Nuestros amigos de Barcelona acaban de decirme que después de su regreso de Londres, a donde asistió como delegado a la conferencia de septiembre, al haberle preguntado esos amigos, usted le respondió: «Si Utin ha dicho la verdad en Londres, Bakunin es un miserable. Si no es verdad, Utin no es más que un calumniador». Déjeme expresarle mi asombro y mi sentimiento, ciudadano, que siendo amigo de mi amigo Fanelli, que fue el primero que le habló de mí, no ha creído deber dirigirle esas mismas palabras y pedirle explicaciones sobre mí, inmediatamente después de su regreso de Londres. De esa manera yo habría tenido conocimiento de las calumnias infames de que parece que he sido objeto en Londres y de las cuales hasta el presente no conozco aún el tenor, hace seis meses… Seis meses de calumnias permanecidas sin respuesta, es inmenso…

En fin, el mal está hecho y más vale tarde que nunca, como dice el proverbio. En las circunstancias actuales pienso que no puedo hacer nada mejor que dirigirme directamente a usted, por intermedio de nuestros comunes amigos. Aunque no tuve el placer de encontrarme con usted, sé por nuestro amigo Fanelli que usted es un hombre leal, justo, consciente y sincero. Tengo, pues, el derecho a confiar que usted me responderá, con toda la franqueza fraternal que tengo el derecho a esperar de usted, a las preguntas siguientes:

1. ¿Cuáles son las acusaciones que el señor Utin ha lanzado contra mí y cuáles han sido los términos en que las ha formulado?

2. ¿Ante quién las ha formulado, y el señor Utin ha sido mi solo acusador, calumniador, iba a decir?

3. El ciudadano Marx y sus amigos, ¿no han tenido una parte activa en esas calumnias?

4. ¿Han sido formuladas en plena conferencia o sólo en conversaciones marginales?

5. ¿He sido yo el único acusado y calumniado, y no han lanzado las mismas o bien otras acusaciones contra mis amigos James Guillaume, Adhémar Schwitzguèbel, o bien otros miembros de la Federación jurasiana, y cuáles han sido esas acusaciones?

6. ¿Cómo han presentado Utin y Marx todo ese asunto de la disidencia de los internacionales del Jura y de Ginebra?

7. Henri Perret, delegado de Ginebra, ¿no ha quedado sin duda extraño a todas las mentiras de que se nos hizo objeto?

8. ¿Cuáles han sido las conclusiones y las resoluciones de la conferencia con respecto a mí y a la Federación jurasiana?

En una palabra, querido ciudadano, espero de usted toda la verdad y con todos los detalles posibles.

Tengo el derecho a preguntarle, como amigo de Fanelli y como aliado. Le ruego que no diga una sola palabra de la Alianza en su respuesta, porque la Alianza es un secreto que ninguno de nosotros podría descubrir sin cometer una traición.

Le ruego que no me llame aliado y que me hable como a un simple miembro de la Internacional, en esa respuesta que yo espero de usted, porque creo deber advertirse que me serviré de ella como base para acusar a mis calumniadores a mi vez. Es hora de poner fin a todas esas miserables e infames intrigas que no tienen otro propósito que establecer la dictadura de la camarilla marxista sobre las ruinas de la Internacional.

Espero su respuesta. Alianza y Fraternidad.

M. Bakunin.

* Primer borrador de la carta remitida a Anselmo Lorenzo el 10/05/1872.